Organización del proceso modalidad Tesis.

 

Segunda Etapa: Proyecto.

 

Al término de la asignatura, el proyecto será presentado a la Coordinación de Titulación, quien emitirá un dictamen con las observaciones y sugerencias acerca de su proyecto, verificando que cumpla con los requerimientos solicitados y emitirá el Vo. Bo.; para la continuación del trabajo en conjunto con el asesor de tesis que el alumno escoja.

 

Los alumnos deberán avanzar en su trabajo de tesis supervisados por su Director de Tesis, en el desarrollo de los capítulos I y II del documento recepcional, que se refieren respectivamente a la problematización y al marco teórico que sustentará el trabajo, los capítulos III y IV corresponden al marco contextual y a la metodología de investigación seleccionada. Éste deberá incluir el diseño de instrumentos de investigación a utilizar para recopilar los datos requeridos para el trabajo propuesto. El capítulo V integra los resultados obtenidos con el trabajo realizado, así como su análisis e interpretación en función del marco teórico desarrollado para tal fin. Además, el documento contendrá en esta etapa la introducción y las conclusiones, así como los anexos pertinentes y las referencias bibliográficas correspondientes.

 

Investigar no es en modo alguno una actividad simple. Constituye un proceso complejo, que exige una visión general de hacia dónde se quiere llegar y desde qué perspectiva –teórica y metodológica– es más conveniente hacerlo (Barrantes, 2002). En ese sentido, este apartado contiene los conceptos mínimos para orientar el trabajo de elaboración de una tesis, en sus distintas etapas de construcción, especificando qué se espera en cada una de éstas.

 

 

2.1. Conceptos metodológicos básicos

 

A partir de una idea o inquietud acerca de un aspecto de la realidad, es posible llevar a cabo una investigación, sin embargo, es preciso delimitar algunas cuestiones básicas antes de iniciarla, y entre ellas destaca la necesidad de elegir el camino por el cual habremos de realizarla. Para diversos autores, ese ‘camino’ está representado por el método, entendido éste como “un conjunto de principios generales que sientan las bases de la investigación. Es un procedimiento concreto que se emplea, de acuerdo con el objeto y con los fines de ésta, para organizar los pasos y propiciar resultados coherentes”. (Barrantes, 2002, p. 49)

 

Una de las cuestiones centrales es por lo tanto decidir el tipo de enfoque con que se abordará la investigación, decisión de la cual se desprenden una serie de elementos que determinan todo el proceso a seguir y sus características.

 

2.1.1. Enfoques de investigación

 

Estos pueden ser cuantitativos, cualitativos o triangular

 

Enfoque Cuantitativo


Ha sido asociado al positivismo, y durante mucho tiempo se consideró el único científicamente válido, puede decirse lo siguiente:


El enfoque cuantitativo utiliza la recolección y el análisis de datos para contestar preguntas de investigación y probar hipótesis establecidas previamente, y confía en la medición numérica, el conteo y frecuentemente en el uso de la estadística para establecer con exactitud patrones de comportamiento en una población. (Hernández, Fernández y Baptista, 2004, p. 5)

 

Para Barrantes


La investigación cuantitativa pone una concepción global positivista, hipotético-deductiva, objetiva, particularista y orientada a los resultados. Se desarrolla más directamente en la tarea de verificar y comprobar teorías por medio de estudios muestrales representativos. Aplica los test y medidas objetivas, utilizando instrumentos sometidos a pruebas de validación y confiabilidad. (2002, p. 70)

 

El enfoque cuantitativo tiene como característica esencial la medición del objeto de estudio, para lo cual aplica técnicas e instrumentos que permitan obtener de manera confiable datos acerca del mismo, que pueden ser comprobados mediante réplicas metodológicas exactas. Desde esta perspectiva, el hecho u objeto estudiado es totalmente ajeno a quien lo investiga, dada la neutralidad de éste.

 

Enfoque Cualitativo


Considera que “los hechos no se dejan aprehender plenamente por los procedimientos empleados habitualmente en las ciencias naturales porque entra siempre en ellos un componente subjetivo que no se puede despreciar”. (Pourtois y Desmet, 1992)

 

Al respecto de este enfoqueHernández, Fernández y Baptista mencionan:

 

El enfoque cualitativo, por lo común, se utiliza primero para descubrir y refinar preguntas de investigación. A veces, pero no necesariamente, se prueban hipótesis (Grinnell, 1997). Con frecuencia se basa en métodos de recolección de datos sin medición numérica, como las descripciones y las observaciones. Por lo regular, las preguntas e hipótesis surgen como parte del proceso de investigación y éste es flexible, y se mueve entre los eventos y su interpretación, entre las respuestas y el desarrollo de la teoría. Su propósito consiste en “reconstruir” la realidad, tal y como la observan los actores de un sistema social previamente definido. (2004, p. 5)

 

En otras palabras, este enfoque busca recuperar el punto de vista del sujeto de investigación, captando la realidad desde su personal punto de vista y no según lo mira el investigador o la teoría. Según Barrantes “La investigación cualitativa postula una concepción fenomenológica, inductiva, orientada al proceso. Busca descubrir o generar teorías. Pone énfasis en la profundidad y sus análisis no necesariamente son traducidos a términos matemáticos”. (2002, p. 71)

 

Enfoque triangular


A pesar de parecer tener diferencias irreconciliables, muchos autores sugieren que ambos enfoques –más que antagónicos-, deben asumirse como complementarios, considerándose como formas alternas en que la realidad puede ser percibida, aprehendida, conocida e interpretada, evitando caer en posturas inflexibles o rígidas y aprovechando su disponibilidad y variabilidad para enriquecer el proceso investigador. (Pourtois y Desmet, 1992; Barrantes, 2002; Hernández, Fernández y Baptista, 2004)


Pero indudablemente una de las cuestiones que más generan inquietud es precisamente cómo aplicar en la práctica esa flexibilidad respecto a los enfoques. Aparte de lo evidente, que es utilizar sólo uno de ellos, Hernández, Fernández y Baptista proponen otras posibilidades, a las que denominan: modelo de dos etapas, modelo de enfoque dominante y modelo mixto.

 

En el modelo de dos etapas se aplica primero un enfoque y luego el otro, de manera independiente, en un mismo estudio; en el modelo de enfoque dominante, una de las modalidades prevalece sobre la otra y se incluye un componente de esta segunda; en el modelo mixto se entremezclan ambos enfoques durante todo el proceso de investigación. (Hernández, Fernández y Baptista, 2004, p. 24)

 

La elección del enfoque, como ya se comentó, determina el proceso de investigación a seguir, ambos son valiosos y no debe menospreciarse ninguno, ya que solos o usados conjuntamente, pueden aportar conocimientos a cualquier campo de la ciencia y ninguno es mejor que otro. Dependerá del tema que interesa estudiar y de la perspectiva con que se desea abordar la elección de algún enfoque o modelo de los presentados anteriormente.

 

2.1.2. Tipos de investigación

 

Existen diversos criterios en función de los cuales se clasifica la investigación. Para los fines del presente manual, atenderemos a la tipología que según el alcance de la investigación proponen Hernández, Fernández y Baptista (2004), quienes en su obra los dividen en exploratorios, descriptivos, correlacionales y explicativos.

 

  • Exploratorios: se efectúan, cuando el objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado, del cual se tienen muchas dudas o no se ha abordado antes y que tienen como meta explicar el porqué de las causas o condiciones que producen los eventos o hechos estudiados.
  • Descriptivos: buscan realizar una descripción de ciertos hechos o sucesos, detallando la manera en que acontecen y dando a conocer las características y propiedades que muestran personas, grupos o comunidades sujetas a estudio.
  • Correlacionales: aquellos que “tienen como propósito evaluar la relación que exista entre dos o más conceptos, categorías o variables, en un contexto en particular” (p. 121). En tanto Ortiz y García (2006) la denominan diagnósticos.
  • Explicativos: también denominados confirmatorios por Ortiz y García (2006)

Otro criterio importante de clasificación es el tiempo que ocupa una investigación, en función del cual existen estudios transversales y longitudinales. Es transversal cuando se realiza un corte en el tiempo y espacio de los sucesos para indagar acerca de ellos en ese momento en particular; en cambio un estudio longitudinal implica la recopilación de datos durante un período de tiempo que abarque distintos momentos, niveles o edades y por lo tanto permite observar los cambios en los hechos estudiados. (Barrantes, 2002)